Cargador de la web

Investigadores del IBB elaboran un índice para estudiar la estabilidad climática desde el Plioceno hasta el año 2100

  • Investigadores del Instituto Botánico de Barcelona lideran un estudio que permite obtener mapas con los lugares terrestres donde el clima se ha mantenido estable y con aquellos que más han cambiado en el pasado y más lo harán en el futuro.

  • El estudio, publicado en la revista Scientific Data, ha utilizado un índice de nueva creación que amplía el alcance temporal y la precisión de otros índices de estabilidad climática globales.

Identificar y delimitar las tendencias de estabilidad climática del planeta por zonas puede ayudar a diseñar nuevas áreas protegidas, así como a priorizar o rediseñar las existentes dentro del actual contexto de calentamiento global, que produce cambios en la biodiversidad del planeta en cortos períodos de tiempo.

Para ello investigadores del Instituto Botánico de Barcelona (IBB), CSIC-Ajuntament de Barcelona, con la participación de investigadores de China y Japón, han creado un nuevo índice de estabilidad climática (CSI, por sus siglas en inglés) para cartografiar el territorio, y que puede repercutir en la toma de decisiones económicas o de salud humana, como por ejemplo en la elección de tierras para el cultivo o en dónde asentar nuevos poblamientos.

CSI: un índice de estabilidad climática de mayor precisión

Aunque ya existen mapas con datos de estabilidad climática a nivel global, estos presentan tres grandes limitaciones: una temporal que impide estudiar la influencia de las variaciones en el clima sobre el origen y diversificación de las especies, ya que solo cubren unos 21 000 años, mientras que los cambios evolutivos tardan miles o millones de años en producirse; la resolución espacial que utilizan (celdas de unos 300 × 300 km) no permite correlacionar la estabilidad climática con datos a escala local y regional; y, por último, tan solo usan una o dos variables climáticas que no siempre coinciden con las de mayor relevancia para cada caso concreto de estudio.

Frente a estas limitaciones, el nuevo índice se nutre de la reciente base de datos de libre acceso PaleoClim, que contiene información de períodos anteriores al Último Máximo Glacial de hace 21 000 años. Además, utiliza una serie de mapas a escala global con gran resolución (de aproximadamente 5 × 5 km) y considera las variables climáticas para dos períodos de tiempo diferentes: el CSI pasado, que incluye datos desde el Plioceno (3,3 millones de años) hasta el presente y el CSI futuro, con datos que van desde el presente hasta el año 2100.

“La mayor amplitud de intervalo temporal escogido, la diversidad de variables tenidas en cuenta y una mayor resolución hacen de nuestra propuesta una herramienta muy versátil en el estudio de la biodiversidad y que permite un amplio abanico de aplicaciones”, declaran Jordi López-Pujol y Neus Nualart (IBB, CSIC-Ajuntament de Barcelona), investigadores del estudio.

Mapa de estabilidad climática previsto para el período que va desde el presente hasta el año 2100 bajo el escenario de cambio climático SSP2-4.5, que está a mitad de camino entre los escenarios más optimistas y los más pesimistas, y en el que se asume un incremento de temperaturas de entre 2,1 y 3,5 ºC para final de siglo.

Aplicaciones del estudio

El clima ha tenido un enorme impacto en la biodiversidad del planeta y, por tanto, contar con un registro de la estabilidad climática a tan elevada resolución puede ayudar a interpretar mejor algunos de los fenómenos más relevantes que configuran los patrones actuales de biodiversidad, como son las extinciones masivas, las diversificaciones explosivas o las grandes migraciones del pasado. Dentro del contexto actual de calentamiento global en el que se prevé que los patrones climáticos sufran cambios drásticos durante este siglo, los mapas basados en el índice CSI podrían ayudar a predecir, por ejemplo, los lugares que sufrirán una mayor entrada de especies exóticas invasoras, o las regiones que pueden perder un mayor porcentaje de flora y fauna autóctonos.

“Creemos que se trata de un trabajo altamente novedoso y que podría tener, potencialmente, una enorme repercusión, porque es la primera vez que se elaboran mapas de estabilidad climática a escala mundial a elevada resolución (celdas de 5 × 5 km), a través de un largo intervalo de tiempo (desde hace 3,3 millones de años hasta el año 2100)”, declara López-Pujol, que añade: “Además, el índice CSI, de libre acceso (y por tanto a disposición de la comunidad científica global), puede recalcularse según criterios y objetivos concretos, por lo que los usuarios pueden personalizar el mapa resultante”.

Este índice, aparte de ayudar en la interpretación de patrones de biodiversidad, puede ser muy útil en aspectos tan dispares como la agronomía (para prever las áreas donde el clima futuro será más estable y, por tanto, más propicias para el cultivo), las políticas migratorias (las zonas donde el clima cambie más serán focos de emigración y, en cambio, las zonas climáticamente estables serán destinos migratorios) o la salud pública (las zonas donde el clima cambie más podrían ser focos de infecciones y por tanto el origen de futuras pandemias).

“Los mapas de estabilidad climática confirman el papel de refugio climático que jugó la cuenca mediterránea —y, en particular, la península ibérica— durante las oscilaciones climáticas del Pleistoceno, lo que permitió la supervivencia de las actuales flora y fauna europeas; sin embargo, nuestros mapas dibujan un panorama mucho más sombrío para el año 2100 en nuestra región, con un clima mucho más cambiante en comparación con los países del centro y norte de Europa” concluye Nualart.

 

Artículo de referencia:

Herrando-Moraira, S., Nualart, N., Galbany-Casals, M. et al. Climate Stability Index maps, a global high resolution cartography of climate stability from Pliocene to 2100. 2022. Sci Data 9: 48 (2022). doi:10.1038/s41597-022-01144-5

Autora: Lydia Gallego

Actualidad

Finalización del proceso de selección de la Dirección del Instituto Botánico de Barcelona para los próximos cuatro años, según el Reglamento de Régimen Interno del IBB como centro mixto del CSIC y el Ayuntamiento de Barcelona.

Nuevo director con fecha del 13/12/2022: Jesús Gómez-Zurita Frau.

Consulta aquí el proyecto de dirección.

Catálogo de tipos nomenclaturales

Eventos

Boletín de noticias