Facebook Twitter Instagram Youtube

La desacidificación masiva de la Biblioteca Salvador

Páginas con acidezDurante el pasado mes de diciembre los libros que forman la biblioteca del Gabinete Salvador fueron sometidos a un tratamiento de conservación conocido como desacidificación masiva. Tras un análisis y diagnóstico de los libros del gabinete, se llegó a la conclusión de que este tratamiento era el más apropiado dado el alto grado de acidez que presentaban las páginas de muchos de los libros de esta colección.

La acidez o hidrólisis ácida es un proceso que va deteriorando poco a poco los materiales a los que afecta. Su acción reduce la resistencia mecánica del papel, lo que conduce en casos extremos a su descomposición. Los casos más graves de acidez suelen darse en libros fabricados con papel de muy baja calidad. Aunque este no era el caso de la Biblioteca Salvador (cuyos libros publicados entre el siglo XVI y XIX cuentan en general con buen papel), el uso de determinadas tintas para su impresión o las condiciones extremas de temperatura y humedad que padecieron antes de ser trasladados al Instituto Botánico de Barcelona (IBB) provocaron altos grados de acidez en varios volúmenes.

Libros preparados para el tratamientoLo que se logra mediante la desacidificación es crear una barrera protectora en el papel que permite detener este proceso y alargar notablemente la vida de la colección. Los libros fueron tratados mediante la tecnología patentada Bookeeper que incluye no solo el tratamiento químico, sino todo un flujo de trabajo en el que cada libro es analizado para determinar sus características (peso, medidas, grado de deterioro, etc.) e introducido en una base de datos. El software utilizado proporciona un código de barras y permite saber en todo momento en dónde se encuentra cada volumen.

El tratamiento consiste en un baño de óxido de magnesio. Los libros son introducidos en unos tanques creados específicamente para el proceso en el que movimientos muy lentos permiten que el compuesto químico penetre mejor en el papel. Para mantener abiertas las páginas de los libros y evitar que floten, se utilizan unos dispositivos especialmente diseñados.

Este proceso químico deposita en los libros un tampón que disminuye la acidez del papel. Este es un proceso progresivo. El tampón se instala y a medida que va absorbiendo la humedad del ambiente, incrementa el nivel de pH del papel, creando una reserva alcalina que irá liberalizándose con el paso del tiempo.

Dada la especificidad del proceso, los libros de la biblioteca Salvador fueron trasladados a Bilbao, en donde se encuentra la empresa que realiza este tratamiento. Personal del IBB acompañó a la empresa tanto en el traslado de ida, como en el de vuelta de los libros.

Momento del tratamiento

Share on LinkedIn0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0